Maraton de Madrid :

Las cuatro de la mañana. Me despierto. Otra vez al servicio.
Las seis de la mañana. Me despierto de nuevo. Otra vez al servicio.
Decido no volver a acostarme. Ya no puedo parar quieto. Tengo todo preparado. El dorsal puesto en la camiseta, la mochila con todos los accesorios, etc.
Desayuno, lo mismo que de costumbre cuando salgo a correr por las mañanas. Un par de rebanadas de Nutella y un plátano.
Me voy en el coche hasta el metro de Rivas Urbanizaciones donde lo dejo aparcado con el objetivo de no tener que andar al volver los 5 minutos que separan de mi casa. En el metro hasta Ibiza ya me encuentro a otros corredores. Miradas de reojo.
Llego a Ibiza con 15 minutos de adelanto y Pedro llega con 10. Hablo por teléfono con Sergio y nos encontramos ya dentro de Retiro, donde también nos alcanza Raúl Vega.
Entre bromas y nervios vamos al guardarropa. Dejamos todos los bártulos y nos vamos a la salida. Por el camino nos encontramos con multitud de corredores que no se habían enterado que el guardarropa estaba exclusivamente en la meta. Mal por la organización.

Llegamos a la salida después de calentar por el camino y nos metemos en un “corral” los cuatro juntos. Continúan los nervios. Allí decidimos la estrategia de carrera. Vamos a ir a 4:55 hasta Cuatro Caminos para bajar a 4:45 hasta la salida de la casa de campo. Una vez allí las sensaciones nos marcarían el recorrido.

Comienza la carrera y salimos tranquilos. Sergio decide aflojar porque él tiene en mente otro ritmo y sabe que pronto tendrá las liebres previstas para llegar a buen puerto. Nos quedamos Raúl, Pedro y yo. Todo perfecto. Nos separamos de los que corren los 10 km. Seguimos. Solo quedamos los maratonianos.

Cruzamos la Castellana. Escuchamos ánimos de Rober. Seguimos y llegamos a Cuatro Caminos, buscando a Christian que sabíamos que iba a esperar allí a Sergio. Aparece con una camiseta dando ánimos a Sergio. Todo un crack. Nos hace una foto y nos ofrece isotónica y geles. Vamos bien, a 4:45. Por debajo del ritmo previamente acordado.

Entramos en la parte más fácil. Todo hacia abajo. En el centro de Madrid mucha gente. En Sol está Juanlu. Más ánimos. Seguimos los tres juntos a pesar de la parada de Raúl para hacer sus necesidades y la de Pedro para solicitar réflex.

Llegamos a la media más rápidos de lo esperado. Hablamos. Vamos bien. No hay molestias destacadas. Pasamos el parque del oeste camino de la casa de campo. Cuando el camino se vuelve plano, empiezo a notar que no tengo fuerzas. Tengo hambre. En la entrada de la casa de campo me encuentro mareado. Vemos a Luismi. Nos pregunta. Raúl y Pedro van bien. Yo mareado. Se lo digo a Luismi. Me la tengo que jugar. Me tomo un gel con cafeína y en un avituallamiento me hago con una botella de powerade. Me va sentando bien. Se me pasa y saliendo de la casa de campo me encuentro fuerte otra vez ¿Sería el muro? ¿Tan pronto? En la cuesta de salida de la casa de campo, Pedro acelera y Raúl se nos queda. Pero más tarde nos volvemos a juntar. Seguimos a ritmos mejor de los planteados inicialmente. 4:45.

Finalmente, Pedro vuelve a arrancar y me voy con él. Raúl se queda. Yo mantengo el ritmo y me quedo solo. Pierdo de vista a los compañeros. Me concentro. Tanto de cabeza como de fuerzas estoy bien. Miro el reloj. Me quedan 8 kms y decido tirar. Voy dejando mucha gente a los lados de la calle. Entro en Embajadores y sigo al mismo ritmo. Empiezo a calcular sabiendo que me queda lo peor pero a ese ritmo estaba en 3:20 h. Veo el Reina Sofia. Ya lo tengo. No noto que pierda fuerzas. Me acuerdo de los entrenos. De la gente que ha estado ahí, esos domingos. Paso Atocha y voy a por la famosa cuesta que ya sufrí en la media maratón de Madrid. Aprieto los dientes. Sin mirar al frente llego a Alcalá, giro a la derecha y enfilo hacia la entrada del Retiro. El reloj me dice que estoy en tiempo pero mi cabeza me dice que me relaje, que no pasa nada por perder un minuto y disfrutar de la entrada. Así hago. Las fuerzas me acompañan y disfruto la bajada mirando a los lados, escuchando las voces de la gente, aunque no las oigo. Pienso muchas cosas y me acuerdo de mi abuelo, que se marchó hace 15 días. Entro en meta. Paro el reloj. 3:20:58. Lo miro otra vez. Pone lo mismo. 3:20:58. No me lo puedo creer. Se me saltan unas lágrimas de emoción. Allí estaba solo pero todo el mundo me miraba. Intento andar para recuperar. Espero.

Al rato llega Pedro. Feliz. 3:24. Un poco más y encontramos a Raúl. También feliz. 3:27. Objetivos cumplidos. Hemos podido con el monstruo o ¿somos nosotros los monstruos?

Según pasa el tiempo mi cabeza ordena las vivencias del domingo. Ha sido increíble. Todo perfecto. No se puede pedir más! Extraordinario.

Anuncios

7 comentarios en “Maraton de Madrid :

  1. Sencillamente genial Octavio!!! Me uno a los comentarios: espectacular carrera de todos, ENHORABUENA, y mejor experiencia corriendo con vosotros. Solo leyendo la crónica apetece volver a ponerse bajo el arco de salida.
    Mucho ánimo para los maratonianos de Hamburgo. Mucha suerte

  2. enhorabuena máquinas, os veo lanzados. Da gusto leer crónicas que emocionan. Seguir así.

  3. Muy bien chicos. Me ha encantado la crónica Octavio. Visto tus parciales todo sobre 4:45, así se corre en Madrid, a ritmo contínuo. Estaba claro que tenías en las piernas ir bien ahí e incluso más rápido. He tenido suerte de hacer tiradas largas con Pedro y contigo y estaba clarinete. Y Pedro, siempre con el gancho ha conseguido mejorar un güevo, así es esto ir escalando de grupeta en grupeta para mejorar ritmos.
    Vega, muy bien loco, a ver si la próxima la hacemos juntos, con Ocativo y Pedro incluidos claro. ¿Donosti? Ahí lo dejo.

    • despues de Hamburgo tendremos que tener una cumbre para analizar opciones maraton de Otoño, pero ahora os toca Hamburgo MAKINAS¡¡¡¡¡

  4. Bravo chicos, sin palabras .
    Me dejan sin palabras, le verdad que grande es este deporte y que grande es nuestro club y que grandes sois vosotros.
    Felicidades, muchas felicidades .

  5. Pues yo pienso exactamente igual, que no hay dos sin tres. En el próximo tenemos que entrar juntos. Y también es un placer correr contigo. Un abrazo!

  6. Ha sido una experiencia unica, solo tengo recuerdos positivos a pesar de los ultimos kilometros que lo pase algo chungos pero salí vivo para disfrutar esa llegada, Has estado de 10, y Pedro igual, emocionante tu entrada señalando el cielo, ole ese homenaje, llevamos 2 maratones en los cuales hemos compartido unos 70 km juntos, mas medias maratones mas el 10mil, ya va siendo hora de darnos los telefonos no???? y dicen que no hay 2 sin 3, en serio, es un placer correr contigo.

Los comentarios están cerrados.