Kamparredores por el mundo: BMW Berlin Marathon 2014

Muy buenas chic@s .

Hace un año (aprox), no me acuerdo si por el Facebook o por Octavio, me entere de que se abría el plazo para la preinscripción para la maratón de Berlín, decidí probar suerte, a sabiendas de que en un año puede pasar un sin fin de cosas; en el primer sorteo no pude obtener dorsal, Octavio si lo consiguió, y ya cuando no tenía esperanzas, después de dos meses, me llega un mail indicándome de que si obtenía una plaza para la maratón de Berlín, un Major, donde se encuentra el 80% de los récords del mundo, la verdad me hizo mucha ilusión y decidí centrarme en ello y no correr ninguna maratón en primavera.
Mi idea era hacer un plan específico para bajar de 3 hrs., entre 12 a 14 semanas, hable con Luismi y quedamos en que me ayudaría a llegar al objetivo; pero a punto de comenzar con los entrenamientos mi rodilla derecha recordó que aún tenemos una artrosis pendiente, tuve que parar 2 meses, dos meses sin correr ni cien metros, recuperando a base de glucosamina y colageno; al ver que ya se iba notando mejoría empece con gimnasio y poco a poco a correr, pero cuando ya todo parecía que estaba encaminado a entrenar regularmente, una lesión en el ligamento cruzado de la pierna izquierda me detuvo por otras 6 semanas.
Ya en Bolivia, de vacaciones, pude acudir a una fisioterapeuta post operatoria, que era la que estaba ayudando la recuperación de la pierna de mi madre, que utilizando electricidad como estímulo analgésico y antiinflamatorio, logre mejorar poco a poco y volver a la preparación de la maratón.
Me quedaban 7 semanas para Berlín, entonces decidí prepararme a base de rodajes y de un día de velocidad, tenía muy poco tiempo para preparar mis piernas para 42kms, trate de basarme en un entrenamiento del tipo rodar y rodar, sin importar ritmos ni distancias, intentando aumentar paulatinamente los kms; unas semanas antes decidí hacer el test de las 2 tapias, muy criticados por algunos, pero personalmente necesitaba probarme, necesitaba exigirme, tanto física como mentalmente, podía haber sido un error, pero creo que aquel rodaje supuso un punto de confianza para mis piernas.
Sábado 27 por la mañana, quedamos con Octavio en la estación de metro para dirigirnos al aeropuerto y coger el vuelo que nos llevaría a Berlín, íbamos casi con el tiempo justo para llegar, registrarnos en el hotel e ir a por el dorsal, al final los tiempos nos salieron como deseábamos, tanto que nos dio tiempo para tumbarnos en la cama y descansar un poco antes de salir a cenar; llegamos a la feria del corredor, que se realizaba en un aeropuerto, construido en la Segunda Guerra Mundial exclusivamente para la Luftwaffe, tres hangares más una explanada de feria, una locura total, nunca había visto una feria de corredor tan grande y tan variada, había de todo y para todos; la entrega de dorsales se encontraba en el último hangar, todo un hangar para entregar 47.000 dorsales, no tardamos ni 5 minutos en recogerlo, algunas compras y vuelta al hotel.
Por la noche habíamos quedado con José Antonio, nuestro compi de Salamanca al cual muchos ya conocen, para cenar y para entregarme un brick de leche de soja  que me había comprado, y dos corredores y sus familias también amigos de Octavio, total 12 personas sentadas alrededor de la mesa en busca de cargarnos de carbohidratos, después me enteraría que esos dos eran corredores de elite, los pelutos salmantinos, uno que acabaría en 2:25 y el otro en 2:35.
Esa noche pude dormir bien, a diferencia de otras noches previas al maratón,a lo mejor era el cansancio de toda la semana acumulada en el trabajo.
Domingo 5:30 am, suena el despertador y comenzamos con todos los rituales correspondientes: desayunar, cambiarnos de ropa, preparar la bolsa, repetidos ingresos al baño, revisar que estemos llevando todo; al tener el hotel cerca de la salida, decidimos ir a pie, mucha gente también se encaminaba al mismo lugar, por el camino vemos que el km 39 transcurría por nuestro hotel y Octavio lo mira y me dice “aquí hay que tirar de brazos”, me acorde de esas palabras toda esa avenida.
Llegamos al Reichstag, punto de encuentro de muchos corredores, nos juntamos con José Antonio y los otros dos salmantinos y nos fuimos derecho al guarda ropa, una organización de lujo desde el principio ,los guarda ropas muy bien organizados y estratégicamente ubicados, según avanzábamos hacia los cajones de salida iban regalando pinchos de plástico a todos, baños a cada paso, controles de acceso en cada tramo, hasta que llego el turno de separarnos, nos deseamos suerte y cada uno a su cajón .
Pistoletazo de salida, 8:45 am, precisión alemana, en mi mente estaba que debería correr por sensaciones y que también debería luchar por hacerlo lo mejor que pueda, ya nada de hacer la “hamburguesa”, si no,ir a por todas, hasta donde mis piernas puedan.Christian_Octavio_BMW_41Berlin_Marathon
Recorrí cada kilómetro pensando que debería entregarme al 100%, aún sin haber preparado con tiempo la maratón, utilizar el poco recorrido que previamente tuve, salí pensando en que podría mantener un ritmo relativamente bueno, entre 4:15 y 4:20 y no me iba mal, como a todos nos pasa en los primeros kilómetros, llegue al km 10 en 42 min altos, pensé en que podría mantener ese ritmo hasta el final, en el 15 me tomo un gel, siempre pensado que debo tomarlo antes de encontrar fatiga, voy corriendo y disfrutando del recorrido y de toda la gente volcada en la gran fiesta berlinesa que es su maratón, animación en todo el recorrido, lo mejor es que el recorrido da una vuelta por todo Berlín, sin llegar a sacarnos a ningún polígono o descampado ni nada, totalmente urbano, provocando que la gente anime de principio a fin; llego a la media maratón, 1:30:40, muy bien de tiempo, mis piernas van genial y lo mejor es que mi cabeza está muy centrada en que voy a llegar a meta y a conseguir mi objetivo; km 24,antes del siguiente avituallamiento preparo un gel ( mi estrategia era 15, 25 y 35 ) ,la abro y empiezo a tomar pequeños sorbos de ello, y al segundo sorbo se me cae, adiós gel, mentalmente me digo que no importa, bebo agua e isotonico y a aguantar, no voy mal así que llegare; paso el control del km 30 en 2:10:44, ya voy notando que me faltan piernas ,que al final esas semanas que no pude entrenar se empezarían a notar, cálculo mentalmente el ritmo y el tiempo y creo que si mantengo puedo, por lo menos, hacer un MMP; pasan los kms y se me hace largó el llegar al avituallamiento, intento no ver el reloj, pero es un imposible,es como un tic nervioso que hace que tu muñeca suba automáticamente a la altura del pecho para ver el ritmo y el tiempo; al fin el km 35, tomo el gel mentalmente, a lo mejor placebo, me veo fuerte y aumentó el ritmo, algo que no me dura ni una calle, ya mis piernas están cansadas, por más de que mi cabeza de órdenes de correr más rápido, mis piernas no obedecen, mentalmente me caigo, otra vez sin llegar al objetivo, pero en muy poco tiempo me doy cuenta de que eso no importa, de que estoy corriendo un “Major” y que debo disfrutarlo a tope, mi mente cambia el pensamiento y empiezo a seguir hasta meta, seguir disfrutando como lo había hecho hasta ahora, pensar en que en tan poco tiempo es muy difícil preparar un maratón, pero que iba a conseguir dominar al monstruo, que iba a terminar y que iba a colgarme la medalla de finisher; llego al km 40, ya queda poco, ya son dos kms, ya se escucha la música, ya esta todo hecho, las piernas me duelen, tengo una cierta molestia en la rodilla, pero que más da, son sólo 2kms más; hasta que ocurrió, km 41.5 das un giro hacia la izquierda y de repente lo tienes delante tuyo, la puerta de Branderburgo, es una sensación muy extraña, se me vienen muchas cosas a la mente, toda esta lucha, todo el tiempo de entrenamiento, las lesiones, los rodajes, los amigos y la familia; por aquí pasaron Napoleón y Hitler, ahora yo, terminando otra maratón, venciendo al monstruo de 42 cabezas; 3:11:02, me entra una gran alegría, se me caen hasta las lágrimas, lo he CONSEGUIDO!! .
La mejor maratón que he corrido en mi vida, muy bien organizada, muy buena atención al corredor, mucha animación, muy buen despliegue logístico, hasta los avituallamientos estaban muy bien organizados; si alguien tiene la oportunidad de alguna vez ir a correr a Berlín, que no la desperdicie.
Muchas gracias a tod@s por los ánimos, por los rodajes, por las enseñanzas y por los regaños .
Gracias Luismi por la ayuda ,a lo mejor mi cabezota me pudo más .
Muchas gracias a Carabias por aguantarme estas semanas y hacer los entrenamientos más amenos.
Gracias a Octavio por haberse ocupado de todo lo concerniente al viaje, billetes hotel y demás, gran parte de toda este viaje te lo debo a ti.
Siguiente objetivo Behobia y la San Silvestre Vallecana .
Saludos .

Anuncios

2 comentarios en “Kamparredores por el mundo: BMW Berlin Marathon 2014

  1. Me sumo a las felicitaciones del Presi. Enhorabuena!!
    Ya podéis contar que corristeis un Maratón con el record del mundo. Del codillo y la cerveza que cayó luego ni hablamos 🙂

  2. Pues a pesar de todas las polémicas de lesiones, entrenos , felicitaros por haber corrido otro monstruo y por lo que contáis de los grandes. Y lo importante que no habéis sufrido recaídas,pues eso brindo a vuestra salud

Los comentarios están cerrados.