Maratón de Sevilla

Allá por septiembre me dio por subirme a la báscula tras dos esguinces seguidos, en mi aventura montañera, y dos meses de veraneo con demasiado tiempo en casa de mis suegros y mucho terraceo, en definitiva 77,600 kg a fecha 01-09-2015, día de incorporación al trabajo.
Había que tomar una decisión, este año en el que cumplí los 40 tacos significaba mucho y me había propuesto retos, el primero una maratón de montaña que se vio alterado por el accidente en un trail y el esguince de 2º grado. ¿Qué hago? Tenía claro que tenía que salir de la espiral y decidí enfrentarme a un monstruo tras tres años, Donosti 2012. Tras conversaciones con Pirri y algún kampa más, Sevilla era la elección. En principio el tema era empezar a entrenar y hacerla, y según fuera la evolución, barajar el mejorar mis 3h07min de Hamburgo 2012.
Desde septiembre mucho gimnasio, rodajes, dieta, mucho curro, pero siendo capaz de aumentar el volumen de kms semanalmente y, sobre todo, el ritmo medio de los rodajes. Competiciones, las justas, San Silvestre de Alcorcón con los pupilos de mi Running Club y, gracias a un sorteo, San Silvestre Vallekana. Ahí empezó todo, porque aunque en los entrenamientos de calidad los ritmos cuadraban bien, no me esperaba hacer el 37:58 que hice, mejorando en 45seg mi crono en 10kms. Aquí me llegaron las alas para afrontar la parte específica de la preparación de Sevilla con muchas ganas.
IMG-20150221-WA0004
Nos vamos para Sevilla con un mar de dudas, tuve que parar una semana por sobrecarga en el gemelo a dos semanas de la cita y, en la media de Getafe, tampoco pude correr a tope por una sobrecarga en el isquio. Vamos, que iba más apretado por los nervios que las tuercas de un submarino, porque lo que me rondaba la cabeza era ir a por las sub3h en Sevilla y la ostia podía ser de campeonato. Eso sí, había perdido 10kg y la báscula me regaló un 67,800kg la semana de autos.
Feria del corredor

Feria del corredor

No hay vuelta a trás, estamos Pablo y yo detrás del globo de 3h en el cajón, suena ACDC doy palmas como un poseso con los pelos como escarpias y pistoletazo, a correr, quiero llegar hasta el km30 con él y tendré casi garantizado mejorar mi marca.
No quiero coger al globo, se me va unos 100m, pero ahí lo tengo a la vista, como en la Sansil, juntos pero no revueltos. A los dos kms nos coge Edu que había salido más atrás. Decidimos tantear el globo porque ir a tirones no era lo suyo y darnos un calentón por cogerlo tampoco. Quedaba mucho. Cogemos el globo sobre el km 8-9 y nos resguardamos en la cola, paso el 10km en 42:28 ritmo perfecto. Pablo, que había tenido problemas en la preparación se descuelga aun ritmo más cómodo.
IMG-20150223-WA0007
A partir de ahí pensar en tramos y el primer punto para evaluarnos era el paso por la media, noté que las piernas ya daban señales de molestias y algo de falta de fuerza, primer bajón porque empiezo a pensar en bajar el ritmo, el paso por la media en 1h29:16, leches vaya últimos kms, hemos cogido un colchón y entiendo porque mis piernas han podido notarlo, pero eso me motiva y tengo claro que tengo que llegar al km30 en ese grupo. Edu lo tiene más claro, se mete un rato en cabeza del grupo y luego tira para adelante.
Llego al km30 en el mejor tramo por sensaciones, nos hacen un embudo y paso rozando el tapiz de control (no aparece mi tiempo en ese), pero todo va bien: hidratación correcta, no paro a mear aun con ganas desde el km5, geles en 15 y 25 bien asimilados, respiración muy tranquila. Lo único las piernas, molestias en gemelos, muslo derecho, pero sigo corriendo en los ritmos. Del 25 al 35 en 41:12 en parte porque las buenas sensaciones y el evitar los continuos tropezones y atascos en los avituallamientos yendo en el globo, me habían hecho tirar un poco hacia adelante: objetivo que el globo no me pase, pienso que si lo llevo delante, como se me vaya un poco, abandono el ritmo. Me motiva más que me persiga él a mí.
Entrar en el parque de María Luisa y rodear la Plaza de España fue la bomba por el ambiente, pero iba frito de patas y, sin embargo, cardiovascularmente y de fuerzas como nuevo. En ese tramo me anima Pirri que iba andando, vaya bajón que me da. El dolor era inevitable y el sufrimiento opcional, no había lesión, solo dolor, no había pájara, cabeza y corazón y a seguir corriendo. Los kms se me iban a 4:20-25-30 del 35 al 40 en 21:35 a 4:30 de media, pero llevaba colchón. Paso el puente hacia Isla Mágica, pensando en abandonar el reto, bajar el ritmo y con hacer MMP conformarme, pero leches veo el Estadio de la Cartuja y pienso “coño Luismi, ¿cuándo te vas a ver en otra así? 9 min más y la lías”. El globo seguía detrás. Paso a Edu que me dice que tire, el va regulando para entrar por debajo de las 3h y yo no podía bajar el ritmo, las piernas iban solas hacia la Cartuja, dolor, un pie dormido, vista al frente, …
Al ver el túnel de entrada al estadio lo veo claro, hasta que me pasa como un cohete el globo de las 3h, ostias, no iba mirando el tiempo en el reloj, solo ritmo y pensé que se me escapaba. Me pego a su culo, porque ya no iban nadie con él,  para hacer un 300m en pista a lo que daba, con una grada llena de gente y con la satisfacción de que lo iba a conseguir: 2h58min54seg, una pasada y algo inimaginable hacía unos meses.
IMG-20150222-WA0005
(Momento premios Goya)
Agradecer a este gran grupo de personas que somos los Kamparredores, toda la fuerza y ánimos que me habéis dado durante estos meses. Esos refuerzos a través del whatssap cuando entrenabas fuerte y solo, hasta mutar en la Rata del Meaques, te animaban a salir al día siguiente y así uno tras otro.
Muchas gracias, haciendo un apartado en especial, a mis gurús y referentes, César y  Pirri, por todo lo aprendido para tener cabeza y corazón para correr en estas distancias, Eva y Manolo, por sus cojonazos a la hora de asumir retos en la vida y, como no, a Chema, porque sigue tocándome los huevos constantemente con el tema de que puedo dar más,  me motiva y ayuda en la planificación.
Un abrazo enorme para todos,
Luismi
Anuncios