Corriendo bajo la lluvia. Mapoma 2015

En 2014 debuté en la distancia de Maratón corriendo el Mapoma junto a Jero, compañero de fatigas en este proyecto de completar un 42K, y varios Kampas, entre ellos Juanlu, que actuó de guía a lo largo de distintos tramos del recorrido, acompañándome durante los últimos 17 kms. Aquel fue un maratón con sabor agridulce; lo terminé entre fuertes dolores musculares, andando a ratos, pero crucé la línea de Meta, gracias en gran parte al apoyo de Juanlu, y saboree la Gloria. Aún así, se me quedó una espina clavada, la de terminar un maratón decentemente, por mis propios medios, y sobre todo, disfrutando de la carrera. En esta pasada edición, Mapoma 2015, lo conseguí. He aquí la crónica:

26 de Abril de 2015. Salimos en mi coche desde Colonia Jardín. Llevo a Loreto, Kike y Diego (del RC) y Luismi, que nos ha preparado a conciencia para el Maratón durante estos últimos meses. Durante el trayecto a la Calle Barquillo nos va dando los últimas indicaciones. Kike es el único debutante. Loreto va a por su tercer Mapoma, buscando bajar la marca de 3:45. Nos hemos organizado de modo que a partir del km 25 Christian (que sigue remoloneando en la cama) hará de liebre de Kike, Luismi de Loreto y Diego conmigo. Ha llovido toda la noche y, aunque ahora solo caen unas gotas, pronostican aguacero a partir de las 12 del mediodía.

Ropero. Este año me parece que hay mas gente. Quizá sea porque es mas tarde. Nos encontramos con Sandra del RC que va a por el Medio Maratón. Terminamos los preparativos, dejamos las cosas y trotamos hacia la Salida en el Paseo del Prado. Cada uno a su cajón. Este año el baño lo he visitado a conciencia.

Sandra,Quique,Diego,Loreto,Vicen y Luismi

Sandra,Quique,Diego,Loreto,Vicen y Luismi

Salida. Últimos preparativos. Salgo desde bastante mas atrás que el año pasado. Solo. Concentrado. Tranquilo. La speaker habla en varios idiomas y grita “This is Madrid! Let´s go!” La gente le responde desaforada. Subidón. Vamos. Con tanta gente cuesta avanzar. El hecho de que mezclen en los cajones a los corredores de Medio Maratón y Maratón en base a sus tiempos es un error porque no van a salir al mismo ritmo.

Km 6. Subo la Castellana a 5:40. Calentando poco a poco. Reservando. Recuperaré tiempo en la bajada. Con la humedad de la mañana y la transpiración de la masa de corredores se me empañan las gafas continuamente.

Km 11. Bajando Bravo Murillo me encuentro con el Gran César. Me pregunta si estoy lesionado. Le extraña que vaya a 5:30. Le cuento mi experiencia del año pasado y que estoy reservando. Tengo una ligera molestia en el cuadriceps derecho. Me anima y me dice que de seguir así bajaré de 4 horas. Gracias César. Se queda atrás porque ahora es él el que empieza a sentir molestias. Duda si la terminará. Se que lo hará. A los pocos metros me esperan Luismi y Diego. Luismi cree que voy demasiado lento pero prefiere no apretarme y asegurar.

Km 14. Los corredores de Medio y de Maratón nos separamos aquí, cerca de la Embajada americana. Tras despedirnos entre aplausos, nos separamos de los corredores de Medio Maratón. Se agradece que haya mas holgura para correr. Cruzamos otra vez por encima de la Castellana y el puente apenas vibra. Al llegar al 15 me encuentro bien de corazón y piernas. Me tomo el primer gel. El cuadriceps ha dejado de molestarme. Entonces lo veo claro, este año la voy a terminar bien y cómodo. Lo he visualizado como dice Luismi.

Km 18. Tras una buena bajada por San Bernardo, cruzando Gran Vía, Callao y Preciados, llegamos a Sol y cruzamos el arco de carrera que ha puesto allí la Comunidad de Madrid. La gente se apiña en los laterales y forma un embudo por el cual pasamos apretados. Nos animan gritando, aplaudiendo, hacen fotos, agitan carteles … la banda de rock toca a todo trapo. Los pelos como escarpias y los pies que no tocan el suelo.

Km 21. Cruzo el Medio Maratón comiéndome un plátano. Tranquilo y con las piernas bastante frescas. Me cruzo con Edu que me mira pasmado y me suelta una arenga kamparredora. Le extraña mi ritmo de carrera. “¡No pasa nada!”, le grito. Todo OK.

Kms 25 al 29. Diego me está esperando en Príncipe Pío. Tiramos hacia la Casa de Campo justo cuando empieza a llover de nuevo. Le cuento brevemente donde puedo apretar y donde voy a reservarme. Me tomo el segundo gel. Mi mujer me espera donde el año pasado justo al lado de la alfombra de paso del km 28. Me acerco a darle un beso y no paso por la alfombra. Un espectador me avisa y vuelvo atrás para pasar de nuevo. Al llegar a la Cuesta del Metro de Lago están esperando los Kampas y gente del RC; Pirri, Zaida, Jero, Vega y María, Lorena, Antolina, Andrea,… subo chocando las palmas con ellos, emocionado no, lo siguiente, disfrutando el momento. No me entero ni de la cuesta.

Vicente en pleno esfuerzo bajo la lluvia

Vicente en pleno esfuerzo bajo la lluvia

Kms 35 al 38. Está jarreando. Tercer gel. Vamos saltando charcos y riadas de agua que bajan por las calles. Sin embargo, estoy disfrutando. Comienzo la subida y me pongo al tran-tran, 5:30/km. Diego y yo vamos dejando gente atrás. Muchos suben andando. Este año no soy uno de ellos.

Km 38 a Meta. Al terminar la subida a Atocha me encuentro fenomenal y empiezo a apretar. Diego me sigue aunque ahora el que sufre es él. Llueve a mares pero ya no importa nada. Nos acercamos al Retiro y al ver la Entrada del Paso de Carruajes todos los corredores aullamos. Al entrar al Retiro, un imbécil que salta tratando de esquivar un charco (como si no nos hubiéramos mojado ya) me hace un placaje. Se me monta el isquio izquierdo y empiezo a cojear mientras insulto al imbécil que continua tan feliz.
Diego me tranquiliza y afrontamos la recta final, tratando de disfrutar al máximo. Cruzo la Meta emocionado. Le doy las gracias a Diego, un tío muy fiable y constante, y me dirijo a recoger la medalla de Finisher.
Vuelvo del ropero para encontrarme con Loreto, Kike y Diego.

IMG_4864

Estamos empapados y congelados pero felices. Nos enteramos de que Sandra del RC ha continuado y ha terminado el Maratón. ¡Qué bestia! Kike ha hecho 3h 30 en su debut y Loreto ha bajado su marca a 3h 42 min. En mi caso, he disfrutado a tope durante 3h 55 min (5:30/km de media) y me he quitado la espina. Gracias Luismi.

 

Vicente Rubio.

Anuncios

3 comentarios en “Corriendo bajo la lluvia. Mapoma 2015

  1. Enhorabuena!!! es muy importante acabar con buenas sensaciones y tu lo has conseguido, y disfrutando de la carrera, ya habrá tiempo para marcas, quedan muchos más MAPOMAS

  2. Ese turi… Ese turi eh eh. La verdad que bien viene de vez en cuando salir con la única pretensión de disfrutar
    Pero la próxima te me aprietas un poquito
    Enhorabuena

    • Gracias Eva y Pirri!
      Y si, Sr. Presi, prometo apretar mas en la siguiente. Este Mapoma me ha dado mas confianza.
      Salud!

Los comentarios están cerrados.