Media Maratón Roncesvalles-Zubiri

Entre montes navarros, tierra de trasgos,hadas y demás seres mitológicos transcurre esta carrera, que utiliza como pista el camino milenario que llevan utilizando los peregrinos desde tiempos ancestrales, pero hoy los peregrinos no llevan conchas ni cayados, hoy, predomina las zapas de trail, el olor a réflex, no hay mochilas inmensas que cargar a la espalda hoy se trata de ir ligero de equipaje y de ritmo.

Pirri con la camiseta de la carrera

Pirri con la camiseta de la carrera

Antes de salir  la bendición del párroco de Roncesvalles, que aunque yo no soy hombre de fe me gana con un “aúpa y a correr” y una moza nos despide con un aurresku, (típico baile vasco). Esto ya va en serio, 1.200 peregrinos vestidos de corto, bañados por una lluvia que cada vez es menos fina empezamos nuestro camino, con parada final en Zubiri, nos separan de nuestro objetivó 21,200m aprox. Observados por Robles, hayas y majuelos, que nos hacen una bóveda en las que las subidas y bajadas se hacen más llevaderas que no menos duras. También cruzamos algunos pueblicos en los que no faltan el “oso ondo” el “aúpa” y demás formas de ánimo.

IMG_2008
Como el camino del peregrino no es fácil, tengo que parar dos veces a atarme las zapas, la lluvia ya es chaparrón y en el último tramo de bajada costalazo, más espectacular que doloroso que me deja todo un lado embarrado, lo que le añade cierta épica a una llegada ya de por sí bonita atravesando un puente del siglo XIII, y una calle estrecha llena de gente que desafía un poco las leyes de la física, 1h32′ me llevo recorrer la distancia que separa Roncesvalles de Zubiri , disfrute, sufrí, pero sobre todo descubrí una carrera con encanto, que ánimo a que probéis, con un trato de aúpa y cosas que no os cuento para que descubráis por vosotros mismos.

IMG-20151004-WA0008
Luego os podéis imaginar: pan, vino y alguna cosa más para el camino
Ale pues!!!

Pirri.

Anuncios