Carrera del CSIC, mi primer sub40

Son las 7:00 de la mañana suena el despertador, he dormido mal, bastante intranquilo, todos mis compañeros de entrenamiento llevan días martillándome con la misma cantinela “esta es tú oportunidad”; “es tú momento no desaproveches ese pico de forma” que la verdad no se muy bien como ha aparecido a estas alturas tan tempranas de la temporada.

Así inmerso en un mar de dudas me levanto y cumplo con el ritual de desayunar, vestirme y preparar la mochila.
Bajando camino al metro no consigo deshacerme del cosquilleo en el estomago, allí me esperan un buen número de Kampas Christian, Chema, Vicen, Loreto, Raúl, Rubén, Alberto y Pirri acompañados por bastantes miembros de nuestro club hermano el RC.

FB_IMG_1445204888547

 

Pirri lleva días insistiéndome en que me pegue a él en la carrera, yo la verdad dudo de esa estrategia, conozco su forma de correr y sé que si se ve fuerte tirará a tope y eso puede llevarle a la meta en 38 minutos o menos, algo inalcanzable para mí que voy con el objetivo de bajar por primera vez la barrera de los 40 minutos, esa barrera que se me lleva casi tres años resistiendo. Así que busco algún compañero que pueda ir a un ritmo más asequible, hablo con Chema y Raúl  y quedamos en ir juntos a cuatro minutos el kilómetro.

Sin casi tiempo para calentar estamos en la línea de salida, los primeros kilómetros de la Carrera por la Ciencia son siempre frenéticos, la bajada por la Calle Serrano se hace a tope pero luego al enfilar la subida por castellana casi todo el mundo se queda clavado.
Salimos rápidos, Pirri marca el ritmo y yo detrás de él perfectamente escoltado por Chema y Raúl. No hemos llegado al km 1 cuando Chema me avisa de que el ritmo es excesivo, tiene toda la razón, miro el reloj y vamos a 3:30 pero noto que mis piernas funcionan…
Unos metros después veo que Chema se queda, Raúl sigue detrás de mí y Pirri marcando el ritmo a lo suyo. Decido cambiar de nuevo la estrategia. Me veo bien, no sufro en exceso y la renta que estamos consiguiendo en estos primeros kilómetros puede ser decisiva para lograr el objetivo.
No perder de vista la coleta de Pirri es ahora mi obsesión, enfilamos la eterna cuesta de La Castellana con esa idea grabada en mi mente.

Ya solos Pirri y yo a un ritmo constante siempre por debajo de cuatro estamos casi en el Bernabéu, me avisa que llevamos 45 segundos de ventaja sobre mi objetivo pero cerca del kilometro seis, cuando dos corredores nos adelantan, al presi le hierve la sangre y se va tras ellos, ese cambio de ritmo es ya demasiado para mi , decido que a partir de ahí lucharé solo pero intentando no perderle de vista.

Así transcurren los últimos kilómetros voy pendiente del reloj y de no dejar de ver unos metros más adelante la camiseta de mi compañero, voy confiado creo que tengo margen, pero estoy cometiendo un error de principiante calculo la carrera en función de mi GPS  y no de los kilómetros que marca la organización así que cuando mi reloj pita que ya estamos en el km 10, yo todavía no veo la meta, me quedan 300 metros y empiezo a pensar que después de todo no voy a lograr el objetivo…

La meta está detrás de una curva cuando giro el reloj marca 39:45 aprieto los dientes y paso por debajo del arco en 39:59. Un segundo que sabe a gloria, un segundo que separa el éxito del fracaso. Un segundo no es nada en la vida pero en una carrera lo puede ser todo.

20151018_095256(1)
Horas después la organización me asigna el tiempo oficial de 39:52, mejor, pero a mí con ese segundo ya me valía, con eso y con los elogios de mis compañeros que saben que me he quitado un peso de encima…

 

Jero.

Anuncios

2 comentarios en “Carrera del CSIC, mi primer sub40

  1. Enhorabuena Jero!! Se te ha resistido el sub40 pero tu has resistido mas. Ahora que estás fino a por el 10K de Aranjuez!!

  2. Muy grande Jero, has sabido aguantar en los km chungos que el CSIC tiene unos cuantos, y las piernas las tenías

Los comentarios están cerrados.