HIRO HAUNDIAK 2016

 

Ya no recuerdo cuando me apunte al sorteo para la Hiru, el caso es que tuve suerte y me toco. Ale, ya no había marcha atrás sino  es por causa mayor el 15 de octubre a correr la vigésima edición de Hiru prueba que se celebra cada 2 años y consiste en recorrer los tres picos más emblemáticos del País Vasco, subimos por este orden Gorbea, Anboto y por último el Aizkorri. Por delante 100 km y 5000 y pico de desnivel positivo, ahora tocaba entrenar para por lo menos poder terminar dignamente y sufrir lo menos posible. Después del descanso del GTP y las vacaciones de verano, solo tenía apenas mes y medio pero creo que lo he aprovechado y con el bagaje que llevo y no abandonarme mucho en verano era suficiente. Para los que me conocéis un poco ya sabéis que no soy muy estricto en los entrenos pero le pongo ilusión, ganas, determinación y disfruto aunque algunos a mi alrededor me dicen que estoy loco, quizás tengan algo de razón pero me siento libre y feliz por el monte y esto es un estilo de vida vosotros bien lo sabéis que sois corredores y me entendéis, al final el día de la carrera te puede salir  bien o mal pero disfrutamos con el camino que nos lleva a realizar estos retos y de este duro y bonito deporte que es correr.

img-20161106-wa0011

La semana previa con las primeras lluvias del otoño hacía prever una carrera con barro todavía más dura si cabe, no podemos luchar contra los elementos. Llegó el día señalado en el calendario amanece lluvioso, nublado joder la que nos espera, nos vamos a Vitoria a pasar la mañana y tomar unos pinchos, por suerte cuando llegamos al hotel a por una buena siesta empieza a salir el sol, buen presagio.

Por fin llega el momento las doce de la noche casi luna llena un poco de frio pero parece que la lluvia  nos va  a respetar, de hecho os adelanto que fue una noche estrellada con muchas estrellas aunque más de uno se iba a estrellar. Mucha gente en la salida demasiada quizás pero esto es una carrera que antes era una marcha montañera con mucha tradición y aquí hay mucha afición al monte, bueno cada uno con sus ilusiones y motivaciones pero con el mismo objetivo llegar a la meta de Araia.

La salida es desde Gopegi, los primeros salen muy rápido que animales, yo salgo muy tranquilo ya iré rápido si puedo queda mucho, aun así voy adelantado gente, se forma mucho tapón, entre esta circunstancia y la gente que corre con bastones tengo que ir con cuidado. Poco a poco se va despejando la manada. La primera subida es al monte Gorbea el más alto de los montes vascos, lo he subido otras veces pero nunca de noche voy con mucha precaución, tranquilo a mi ritmo vamos por pista y senderos amplios siempre con gente y eso se agradece. Empezamos a subir y empieza a pegar el viento, voy bien abrigado pero decido ponerme el cortavientos ya me lo habían advertido en la cena gente que ya había corrido la Hiru en Gorbea soplara mucho el viento y hará frio.

Voy bien con buenas sensaciones corriendo en todo momento a ritmo ultra sin gastar apenas energía lo aprendí hace tiempo, sin darme cuenta empiezo a oír a la gente que hay animando en la cumbre y otros bajando en bici con los frontales alucino, llego arriba control de chip, beso a la Virgen de Begoña que hay debajo de la cruz en la cima y ale seguimos siguiente objetivo el Anboto km 42, quedan 30 a pensar en mis cosas y disfrutar de las estrellas de hecho vi una estrella fugaz esto me dará suerte pensé. Voy comiendo chocolate, gominolas y van pasando los kilometros.

Llegamos a las faldas del Anboto aquí la cosa se pone fea subida dura y técnica, empezamos a subir serán aproximadamente las 5 o 6 de la madrigada y de pronto se me apaga el frontal, la hostia se encienden todas las alarmas me pongo nervioso pero voy aguantando con la luz de otros corredores y de la luna, llego arriba control e intento que los jueces no se den cuenta que voy sin luz, pruebo a encender el frontal se enciende lo justo para picar, al minuto se vuelve a apagar, ahora voy a sufrir la bajada es jodida me pego a un corredor de Bilbao que me dice “sígueme que te ayudo”, mi ángel de la guarda hecho corredor juajuajua hago con el toda la bajada,  luego ya le dejo ir porque me doy cuenta que le estoy reteniendo, le doy las gracias y me pego a un grupo, así voy hasta que amanece, que largo se me hace, en verano el sol a las 6 ya está saliendo en esta época se hace de rogar, veo la hora 7:30 joder sigue sin amanecer, vamos por una zona de bosque no muy densa aunque con mil ojos, muy concentrado en todo momento para no abrirme la cabeza, joder que tensión y por fin empieza a salir el sol.

Manu poco antes de la salida

Manu poco antes de la salida

Me dan subidón he salido vivo de la noche, ahora a disfrutar del amanecer, la alegría dura poco porque me empiezo a encontrar mal del estómago supongo que es de los nervios, se me revuelven las tripas, hasta que decido parar.

Soy un hombre nuevo, ¿ahora cual será el siguiente contratiempo? Voy pensado esto es como la vida tropiezas y a levantarse hay que seguir, que te piensas esto no va a ser fácil. Parece que va a hacer un día espectacular, llego a Landa kilómetro 60, aquí empieza la carrera eso dicen los entendidos lo anterior ha sido para calentar, voy fresco muy entero, aun así parare un rato a desayunar y quitarme ropa de abrigo, en 20 minutos salgo ahora próximo objetivo Aizkorri km 90, aunque si echáis un vistazo al perfil del 75 aprox. hasta un poco antes de empezar la subida del Aizkorri es una zona por pista de suba bajas constantes con molinos eólicos muy parecido al tramo de Navas del Rey donde habéis corrido alguno de vosotros si os acordáis, aunque casi 15 kilómetros que a mí se me hace insufrible y como no podía ser de otra manera quedaba pasar otro mal rato, me tomo un gel y se me agarra a la garganta, voy tosiendo no consigo quitarme la molestia hasta que en el avitualla del km 80  bebo Coca Cola y me despeja la garganta, a seguir subiendo y bajando molinos de viento, cuando llegue el  Aizkorri cima mítica donde transcurre parte de la famosa Zegama km 90 ya solo quedaran 10 km a meta aquí ya está prácticamente hecho. Esta parte la conozco porque estuve con Pirri el año pasado entrenando. Subo con fuerza y con ganas voy con subidón, llegar arriba ver las vistas disfrutar y estar en la cumbre sea el monte que sea siempre es algo especial y el Aizkorri tiene un encanto único. Ahora ya solo queda disfrutar de la bajada y del ambiente que nos espera al llegar a la meta de Araia, aquí la gente lo vive y te lleva en volandas.

Voy tranquilo aunque hay peña que me pasa como aviones yo lo único que quiero es llegar a meta, me veo entero pero como pienso muchas veces yo ahora modo finisher ya no gasto más energía tampoco me queda mucho para hacer alardes, solo paso a corredores que van jodidos o más despacio, no me gusta adelantar cuando queda poco sino lo he hecho antes ahora lo considero innecesario me da igual quedar el 100 que el 101.

mapa

Al final meto 17 horas y media, buenas sensaciones pero frito. En esta carrera he sabido gestionar los problemas y sobreponerme, en realidad en un ultra siempre hay contratiempos estas aventuras son así, si sale todo bien puedes hasta disfrutar y pasarlo bien sino es una odisea incluso puede ser un auténtico calvario.

En breves fechas unos cuantos os vais a enfrentar al maratón tan amado y odiado a la vez. Salir a disfrutar, pasareis ratos duros, los superareis, sentiros orgullosos y privilegiados por poder hacer lo que hacéis, me gustaría acompañaros algunos kilómetros pero me toca descansar, tengo una deuda pendiente con el maratón y volveré para vencerle, un abrazo y a correr, hasta pronto

 

Manu.

Anuncios

Un comentario en “HIRO HAUNDIAK 2016

  1. Que grande eres Manu, me tienes que firmar la foto que tenemos en la cima del Azkorri, que la voy a poner al lado de la que tengo con Jon, para mí sois los auténticos Kilians y Bekeles.
    Ale pues!!!

Los comentarios están cerrados.