SÍNDROME DE STHENDHAL

Dicen que en Florencia te puede dar un colapso de admirar tanto arte, que se te bloquea el sistema nervioso etc etc….
Lo que no advierte nadie es que correr el maratón de Florencia, te puede dar el síndrome de las gambas duras…. aunque a lo mejor tengo el honor de que le pongan mi nombre a un síndrome, aunque no sé si me convence 🤔
Del maratón en si, mi sensación es que es muy casero, una feria pequeñita, 8000 corredores más menos, y un recorrido chulo, salida y llegada en la plaza del Duomo, un poco apretados pero espectacular, tocamos todos los palos posibles, parques, avenidas, incluso sobre el km 28 cruzas una pista de atletismo, pero a mi modo de ver lo mejor es él callejeo, que es verdad que a lo mejor para un maratón no es lo más apropiado pero a mí me encanto.
Pero no nos desviemos del tema, salida buscando ritmos y sensaciones, lo primero lo encuentro rápido, lo segundo todavía ando en ello. Pero como puede ser que una ciudad que inspiró a Miguel Ángel, Botticelli, Dante etc etc. Yo no encuentre a las musas? Como diría Sabina se han olvidado de mí.

Florencia que bella es
El caso que en el km 10 ya voy raruno, ¿por favor las musas?  En el 15 las patas me duelen estoy deseando llegar a la media, aunque no tengo muy claro porqué, por que cada vez voy más dolorido, pasó en 1h28’31” voy en tiempo, pero no me engaño esto huele mal, empiezo a bajar el ritmo y ya llevo las gambas (como dicen aquí) fritas.
En el 29 echo a andar, los que no habéis vivido esta experiencia ya os la cuento yo, tu cabeza te dice no pares que es peor, tus piernas gritan “para YA”. Con este conflicto interno, paro? no paro?sigo? me voy al hotel?. Entre ese dilema y que la diferencia entre andar y correr no es apreciable, me paro en un avituallamiento cojo agua y pienso, a ver Pirri, no tienes ni idea de dónde estás, así que sigue como puedas y ya llegaras. Eso sí, intenta llevar un trote elegante dentro de las posibilidades que manejas hoy, que no parezca que te arrastras. Pues me pongo otra vez al lío, parece que la parada me ha sentado bien, empiezo a coger ritmo y me pongo a un ritmo de 4’30”, bueno por lo menos voy a maquillar un poco y así no se me hace tan largo, ¡¡espejismo!! las gambas empiezan a quejarse y otra vez a andar, trotar, andar y así hasta meta.
Pues eso, que mi 20 maratón disfrutar lo que se dice disfrutar…

Pirri junto a Jon, Charo e Ibon

Pirri junto a Jon, Charo e Ibon

Así que tendré que volver a Florencia a quitarme la malaespina, que por cierto así se llamaba el hotel, ¿sería una señal?.
Pero bueno, como a mí no me gusta tener asuntos pendientes volveré, a pegarme con el monstruo, con Miguel Ángel, con las musas y con las gambas.
Ale pues!!!

Pirri

Anuncios

Un comentario en “SÍNDROME DE STHENDHAL

  1. Me apunto a esa venganza para quitarnos la espinita, eso si nos hospedamos en otro hotel, un mal día lo tiene cualquiera, un abrazo Pirraco

Los comentarios están cerrados.